fbpx

Un total de 102 ovejas de diferentes razas fueron entregadas en la parroquia Molleturo, trabajo mancomunado entre la Fundación Heifer-Ecuador, el Gobierno Parroquial y la Compañía de Economía Mixta AgroAzuay de la Prefectura, con el cual se inició el proyecto de crianza tecnificada de ovinos con fines comerciales para fortalecer la soberanía alimentaria y la reactivación económica de la zona.

En el proyecto participan 32 familias de las comunidades Los Cabos, San Pedro de Yumate y San Felipe de Suro. Cada familia recibió tres ovejas hembras; mientras que los seis machos, dos por comunidad irán rotando para lograr la reproducción adecuada.

La inversión en este proyecto es de 22.300 dólares recursos que provienen de la Fundación Heifer con sede en Ecuador bajo la gestión realizada por la Compañía AgroAzuay en coordinación con el GAD Parroquial. Entre las razas entregadas constan: Merino, Corriedale, Dorper, Suffolk, Katading, Pelibuey y Poll Dosert.

“Como mujeres dedicadas al campo, este proyecto es de gran ayuda porque es una fuente de trabajo, que no se trata de criar por criar, es un proceso largo en el cual tendremos el acompañamiento constante hasta la comercialización de la carne de borrego; estamos contentas y pondremos todo nuestro esfuerzo para sacarlo adelante”, dijo Dolores Gutama habitante de la comunidad de San Felipe de Suro.

Tatiana Rodríguez, gerente de AgroAzuay resaltó el apoyo y la coordinación con Heifer – Ecuador y la Junta Parroquial, señala que es importante esta iniciativa porque será parte de la reactivación económica en la zona.

Explica que el consumo de la carne de borrego, es importante dentro de la provincia, sin embargo, en los últimos tiempos es complicado conseguir y ha disminuido el consumo de forma notable, lo cual es lamentable porque tiene grandes ventajas nutricionales.

“Esta iniciativa tiene varias fases, la primera es la entrega de pie de crías con fines reproductivos, luego viene el proceso de faenamiento y finalmente la comercialización y en eso estamos comprometidas las entidades participantes”, enfatiza. 

Por su parte Fernanda Vallejo, representante de Heifer señala que se trata de un proyecto integral que tiene un enfoque empresarial y de negocios. “La expectativa es lograr una crianza tecnificada para que en un corto plazo las familias empiecen a vender carne de borrego faenado en diferentes sectores comerciales, tomando en cuenta la gran demanda que existe del producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *