fbpx
Internet

El Contralor General del Estado, Pablo Celi, quien desde abril de este año se encuentra en una cárcel de Quito por un caso de supuesta delincuencia organizada atada a una trama de corrupción, decidió dejar su cargo definitivamente.

La decisión se conoció a través de una carta dirigida a la presidenta del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), Sofía Almeida, donde Celi señaló que su decisión busca proteger el «funcionamiento de la Contraloría», ya que él permanece en la cárcel y no puede ejercer plenamente sus funciones.

Celi se encuentra en la «Cárcel 4» de Quito, donde cumple una orden de prisión preventiva, por presunta «delincuencia organizada» y su participación en un caso de corrupción en la empresa petrolera estatal Petroecuador, con implicaciones en Estados Unidos.

La Fiscalía General del Estado, que investiga el caso, ha apuntado a posibles implicaciones de Celi en la eliminación ilegal de glosas en favor de empresas que, aparentemente, pagaban abundantes sumas de dinero para desvanecer irregularidades.

Además, de Celi y Augusto Briones, el caso denominado «Las Torres» también involucra a un hermano del excontralor, Esteban.

El pasado 23 de mayo, José Augusto Briones, quien se desempeñó en 2018 como secretario de la Presidencia del Gobierno del entonces presidente Lenín Moreno y que estaba imputado en este caso, fue encontrado muerto en la misma cárcel en la que está Celi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *