fbpx

Matilde Sacaquirín y Virgilio Quinde recibirán presea “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, por su trabajo y aporte al patrimonio de Cuenca.

Don Virgilio dio a conocer que su interés por la escultura surgió a muy temprana edad, cuando a manera de juego empezó a modelar con distintos materiales figuras humanas, luego ingresó a la escuela de escultura de Isaac Flores y luego a la Escuela de Bellas Artes Remigio Crespo Toral.

Entre sus obras se destaca los monumentos Chola Cuencana y Carlos Crespi. En el tallado en madera ha elaborado una gran cantidad de imágenes religiosas que reposan en los hogares cuencanos para expresar su fe. Además, ha compuesto canciones como Besos de Calor, el Chirote, el Aldeanito y la Contradanza.

Por su parte Matilde Sacaquirín de 75 años manifestó que viene de una familia de artesanos tejedores, ella aprendió de su mamá, María Eloísa Arias, quien a su vez aprendió de su abuela María Nieves Guazhambo, recuerdó que en ese tiempo casi todas las familias se dedicaban a este arte.

Matilde con sus seis hermanos se dedicaban desde niños a tejer la duda, actualmente solo ella mantiene el oficio, indicó que en su juventud trabajaba distintos objetos y acompañaba a vender a la costa en el día de los difuntos porque aquí se hacían arreglos florales, informó que cuando llegaron los plásticos estos reemplazaron a varios trabajos tejidos en duda.

Actualmente se dedica a tejer, más que para obtener recursos económicos lo hace por pasatiempo pues la demanda de productos es muy limitada, Este trabajo y la tecnica le ha enseñado a sus tres hijas mujeres.

Los actos por los XXI años de declaratoria de Cuenca Patrimonio Cultural de la Humanidad se desarrollarán este martes 1 de diciembre a las
09:00 la colocación de la ofrenda floral en el Hemiciclo del Parque Calderón y a las 09:30 un
acto especial en la Catedral Vieja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *