fbpx

En mi artículo anterior las invité a un análisis sobre el amor propio, el mismo que no tiene peso ni talla y la verdad es que, esta premisa también aplica con Cupido.

¿Quién dijo que en las gorditas no se fijan?

El miedo a no encontrar pareja, la inseguridad ante la desnudez, el haber sentido que una pareja se avergüenza de ti y hay casos en los que, los kilos de más, se convierten en una mochila pesada que perjudica profundamente la vida sexual de muchas.

Es necesario entender que estar gordita, no significa una «condena» para conformarse con «cualquiera». Todas son merecedoras de un amor verdadero, que respete cada curva de su cuerpo y sí, la base de todo siempre será quererse a sí misma, todo el tiempo. El amor propio es el inicio de una gran relación contigo y es el ingrediente secreto para conquistar el mundo.

Es verdad, la sociedad ha logrado estigmatizar la obesidad, no es un problema nuevo, pero -si eres gordita- siempre podrás encontrar el amor de pareja y disfrutarlo al máximo y si alguien de «peso ideal» lee esto: Fijarse en una persona con sobrepeso debería ser motivo de gran orgullo; al fin y al cabo, somos las personas más valientes que hay…

Andrea E. Pacheco Padilla

andreapachecopadilla@gmail.com

Más en: https://memoriasdegorditas.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *